Permanencia turística en la Isla de Pascua es limitada a 30 días

Todas las personas de este mundo saben que Chile es un país hermoso. Sus paisajes naturales, su riqueza cultural y su gastronomía son razones suficientes para que anualmente millones de turistas de todas partes del mundo decidan visitar este rincón al sur de Latinoamérica y recorrerlo de extremo a extremo.

El 2017 fue un año excelente para el turismo, pues con una entrada de más de 6 millones de extranjeros, el país se vio muy beneficiado económicamente. Esta cifra representó un aumento del 14,3% con respecto al 2016, según la Subsecretaria de Turismo Javiera Montes y, para este año 2018, se estima que la cifra aumentará.

A pesar de que el turismo en Chile forma parte importante en el desarrollo de este país y trae cosas buenas, muchas veces puede afectar de forma negativa ciertos aspectos.

La Isla de la Pascua, por ejemplo, es una zona que anualmente atrae a miles personas debido a su misticismo y a los famosos Moáis. Los viajes hacia Chile por parte de ciertos turistas con frecuencia se dan para visitar este lugar, sin embargo, a veces se enamoran tanto de la región que deciden quedarse allí.

La mitad de la población del lugar se conforma por extranjeros y esta crecida poblacional afecta negativamente la organización sociocultural de esta pequeña isla. Debido a esto, el mandatario chileno tomó la decisión de aplicar una Ley de Regulación y Residencia en Rapa Nui para poder tener control sobre las personas que entran y limitar su permanencia dando permisos de estadía de solo 30 días.

Esta ley afectará solamente a quienes deseaban quedarse por más de un mes y a las personas que pensaban asentarse en Rapa Nui, sin embargo, todos aquellos que quieran visitar a los Moáis y aprender de su historia podrán hacerlo sin inconvenientes mientras se mantengan dentro del rango legal de estadía; de esa manera, el turismo en Chile podrá beneficiar tanto al país como a los visitantes.